El Callejón del Muerto

En una noche lluviosa de 1785, Anastasio Priego, el propietario de una antigua hostería del barrio de Analco corría a toda velocidad por las calles de la ciudad en busca de Doña Simonita, una partera que podría atender a su mujer y recibir a su hijo.

Justo en el callejón de Yllescas (en la 12 Sur, entre 3 y 5 Oriente) un asaltante trató de quitarle todas las pertenencias a Don Anastasio, quien en defensa propia mató al maleante y dejó el cuerpo a mitad del callejón. Vecinos del lugar aseguran que el espíritu del muerto se aparece ahí mismo, asustando a los transeúntes.

Años después, en otra noche lluviosa del mismo día del año, el padre Panchito estaba por cerrar la iglesia de Analco cuando apareció un hombre desesperado por recibir confesión. El padre aceptó escucharle y quedó sorprendido al descubrir que estaba confesando al difunto del callejón, quien se arrepentía de todos los asaltos que había cometido. Una vez que recibió la absolución de sus pecados la figura del hombre se desvaneció ante los ojos del sacerdote.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.